logo-cibernos
Nuevo llamado a la acción
Nuevo llamado a la acción

Refuerza la transparencia de tu empresa a través del Canal Ético

Realizar un buen cumplimiento normativo es esencial en toda empresa. Eso se lleva a cabo mediante un buen gobierno corporativo donde está al frente una figura especializada para desarrollar ese gobierno. ¿Quién es esa figura? El Responsable de Cumplimiento (RC), que en inglés se denomina Compliance Officer.

Desde hace unos cuantos años, esta persona está cogiendo relevancia dentro de las compañías porque se encarga tanto de gestionar como de supervisar todos los aspectos que estén relacionados con el cumplimiento normativo que debe llevar a cabo la empresa. Tiene diversas responsabilidades que, en función de su tamaño, los trabajadores que tenga y el ámbito de trabajo al que pertenezca, suelen variar bastante.

Por su parte, el cumplimiento normativo de una empresa es lo que se conoce como compliance. Este término surgió en Estados Unidos a comienzos del siglo pasado. En sus primeros años no tuvo mucho éxito, pero cuando llegó la década de los 70 y 80, se produjo un gran boom. ¿Cuál fue su principal razón? El gran número de casos de corrupción financiera que se desarrolló en Estados Unidos.

Desgraciadamente en Europa tampoco nos hemos librado en los últimos años de escándalos y en nuestro blog nos hemos referido a algunos de ellos. En España además con el cambio del código penal 2010 que ahora afecta a las personas jurídicas, el interés por el cumplimiento se ha disparado. 

Además, quiero significar que aunque el aspecto normativo efectivamente es muy relevante, a mí me gusta un enfoque más generalista y completo, más “Full GRC”, donde además se contemple el cumplimiento del Buen Gobierno y la gestión de Riesgos, porque afortunadamente hay herramientas que nos pueden ayudar.

Canal Ético: un aspecto esencial para el cumplimiento normativo de las empresas

El Canal Ético es la vía de comunicación por la que cualquier empleado puede alertar de las irregularidades que ve que se producen dentro de la empresa en la que trabaja. Además, es una obligación legal que los empleados que vean actividades ilegales se lo comuniquen a la empresa.

Este canal también de denomina «Canal de Denuncias» porque esa es su principal función: denunciar las irregularidades que se desarrollen en la compañía. Los empleados que denuncien no tienen por qué temer nada, ya que el Canal Ético es absolutamente confidencial. Es decir, se mantiene en secreto la identidad del denunciante. Este aspecto es muy importante, ya que el empleado no tendrá miedo de denunciar e imposibilita que su persona tenga alguna represalia.

En cualquier compañía es importante que exista transparencia y el Canal Ético es un aspecto esencial para reforzarla. Ningún cliente confiará en tu empresa si no existe claridad en las actividades que se realizan en ella. No obstante, si le proporcionas transparencia, sí que confiará en tu negocio y, además, conseguirás fidelizarlo.

El Canal de Denuncias se puede implementar de dos formas que depende en gran medida de lo grande que sea la compañía. Esta vía de comunicación la puede dirigir el órgano interno de cumplimiento normativo o un organismo externo a la empresa. El primer caso se suele desarrollar en las multinacionales. El objetivo del segundo método consiste en no tener que necesitar a un equipo o a algunas personas concretas para realizar única y exclusivamente dicha función (externalización). Una de las ventajas y beneficios que tiene este segundo enfoque es eliminar la inicial desconfianza a que el tema no se trate internamente con absoluta discreción y anonimicidad. Porque a la mínima duda este canal no servirá para nada porque no será utilizado. El mayor valor del canal es la confianza.

¿Si externalizamos el canal ético, entonces quién realizará las labores de información y asesoramiento al personal propio? Aquí también caben dos opciones: gestionarlo internamente o que forme parte del servicio externalizado.

Externalización del Canal Ético

Cibernos ofrece el servicio de externalización del Canal Ético como servicio BPO. Si te preguntarás, ¿qué significa BPO?, son las siglas de Business Process Outsourcing, en castellano se traduce como «Externalización de Procesos de Negocio». El servicio BPO Canal Etico “asume las funciones de la gestión de denuncias y opcionalmente las de información y resolución de dudas sobre cumplimiento y ética”.

Cibernos cuenta con este servicio BPO que tiene a su cargo varios consultores que son especialistas en realizar el trabajo del Canal Ético para realizarlo con eficacia y con la discreción requerida.

¿Cómo implantar un Canal Ético?

En tu empresa puedes enfocarlo como creas conveniente, faltaría más, pero sí te podemos afirmar que es muy recomendable que cuentes con un Canal Ético externo, que ofrezca una absoluta confianza para realizar esta delicada cuestión. Así conseguirás reforzar la transparencia e intimidar a los potenciales incumplidores para que no pongan en riesgo costes, multas o incluso vuestra reputación.

¿Conocías el Canal Ético? ¿Existe en tu empresa? ¿Los trabajadores confían en él? ¿Te has planteado externalizarlo? En cualquier caso, su uso efectivo beneficiará a la compañía al ahorrarse muchos problemas e incluso puede ser usado como mecanismo más de mejora continua.

Control de cumplimiento

Sobre el autor: Eliseo Martín

Eliseo Martín

La trayectoria profesional de Eliseo está a caballo entre áreas técnicas y marketing. Actualmente trabaja en el desarrollo de nuevos productos y servicios de Cibernos, tales como "Motor de Cumplimiento", producto específico para el control del cumplimiento, y "TaaS" (Truth as a Service) que utiliza Blockchain para la protección de las evidencias que deban ser utilizadas ante litigios (propiedad intelectual, propiedad industrial, cumplimiento, publicaciones de los medios, actas de comités, tramitación en las AAPP,...).

Dejar un comentario

Sigue los pasos de un recorrido integral de cumplimiento