logo-cibernos
Nuevo llamado a la acción
Nuevo llamado a la acción

¿Cuáles son las aplicaciones de la RPA?

La RPA o Automatización Robótica de Procesos presenta grandes ventajas, tanto desde el punto de vista de la productividad, como en lo referente a la escalabilidad en el uso de recursos o el cumplimiento normativo.

Debemos tener en cuenta que los robots no se ven sometidos a un horario de trabajo, pudiendo estar operando de forma indefinida. No ven mermado su rendimiento por la continuidad de la actividad y, además, ofrecen una gran flexibilidad para adaptarse al volumen de trabajo o los posibles picos de demanda.

Para poder entender las aplicaciones de la RPA en el ámbito de la empresa, es imprescindible saber cuáles son las partes que componen esta solución de automatización. En realidad, es extraordinariamente sencilla.

Se trata de un robot o “bot”; es decir, un software diseñado para la ejecución de tareas informáticas repetitivas. El programa interactúa con la interfaz gráfica existente, de manera que el usuario puede configurarlo fácilmente porque se la conoce al dedillo, sin necesidad de comprometer la infraestructura ni recursos  IT de la empresa.

 

Si no estás familiarizado con este concepto, te recomiendo que leas este artículo:

¿Qué es la Robotic Process Automation (RPA)?

¿Qué procesos pueden ser objeto de la RPA?

La consultora Accenture utiliza los siguientes criterios para determinar la idoneidad de aquellos procesos que puedan ser sometidos a la RPA.

  • Deben estar basados en reglas y no depender del juicio humano.
  • Deben iniciarse en respuesta a un trigger digital; es decir, basado en hechos desencadenantes ya preconfigurados.
  • Deben estar basados en datos digitales.
  • Deben ser funcionales y estables.
  • Preferiblemente, deben implicar un elevado volumen de carga de trabajo o que requieren ventanas horarias 7×24
  • Vale la pena señalar que la RPA no sólo beneficia a procesos con alto volumen transaccional, sino a todos aquellos procesos que requieren la coordinación de varias funciones o presentan actividades comunes.

Probablemente, los ámbitos relacionados con la contabilidad y los procesos financieros sean los primeros en venir a la mente. Sin embargo, los departamentos de operaciones, marketing, desarrollo de negocio y atención al cliente pueden verse igualmente favorecidos con la RPA.

Piensa, por ejemplo, en todos los procesos relacionados con la entrada de datos en los call centers, la publicación online, el listado de los productos de una ecommerce, la gestión de inventarios y toda la variedad de procesos del back-end que se te puedan ocurrir.

El informe Automatización Robótica de Procesos (RPA), publicado por Deloitte en 2017, sugiere una clasificación muy sencilla y práctica de los diversos procesos que pueden ser objeto de la RPA.

Procesos específicos

Los procesos específicos son aquellas operaciones repetitivas que, por regla general, se engloban dentro de un proceso más grande. Por ejemplo, la recepción de facturas dentro de Cuentas por Pagar, para lo cual un robot es programado de forma que cargue los datos de la factura en el sistema y programe el pago en la fecha oportuna, de acuerdo con una reglas ya predeterminadas.

Procesos multifuncionales

En este caso, se emplean múltiples robots que actúan de forma coordinada en las distintas actividades requeridas por procesos o subprocesos que tienen lugar en múltiples funciones dentro de la empresa.

Procesos end-to-end

Finalmente, también existen procesos transversales a toda la organización; es decir, que afectan a múltiples departamentos y atraviesan por distintas etapas, desde el inicio y hasta el final como, por ejemplo, el proceso de Compra a Pago.

Perspectivas de la RPA

La carga de trabajo digital que puede ser asumida por la RPA va a revolucionar el modelo de costes de las empresas actuales. Además, es previsible que la calidad del servicio proporcionado a los clientes se vea incrementada, gracias a una aceleración en los procesos y una mayor disposición de recursos para la personalización de la experiencia de cada cliente.

Por otra parte, el hecho de poder escalar la gestión del Big Data abre todo un mundo de posibilidades especialmente si se combina con la Business Intelligence, la Automatización Cognitiva y la Inteligencia Artificial.

Lecturas recomendadas:

Tendencias de la transformación digital para el 2018

Business Intelligence y Big Data como complementos tecnológicos de AgilePlan

Transformación Digital

Sobre el autor: Sergio Grabeljsek

Sergio Grabeljsek

Director Comercial de Agile Plan. Casi 10 años liderando la evolución de Cibernos desde diferentes responsabilidades. Experto en soluciones de IT para banca y seguros.

Dejar un comentario

Sigue los pasos de un recorrido integral de cumplimiento
Nuevo llamado a la acción
CTA Sigue los pasos de un recorrido integral de cumplimiento

Suscribirme