logo-cibernos
Nuevo llamado a la acción
Nuevo llamado a la acción

8 cosas que nunca debes hacer en Business Intelligence (BI)

Según estimaciones de IDC, el mercado del Business Intelligence seguirá creciendo a un ritmo del 8% hasta el 2019. Pero a pesar del éxito de este tipo de soluciones de software empresarial, la mayoría de proyectos fracasan en algún momento de su implementación. ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo se puede evitar?

Las soluciones de Business Intelligence (BI) o “Inteligencia de Negocio” tienen como finalidad aportar información que facilite la toma de decisiones con datos en tiempo real. Por esa razón, en un contexto determinado por la disrupción y los constantes cambios en el mercado, el software de BI es cada vez más imprescindible.

Además, la unión entre BI y Data Science está ampliando el horizonte de posibilidades de la Inteligencia de Negocio hasta límites insospechados hace tan solo unos años.

Pero para que tu empresa pueda beneficiarse de toda esta tecnología de toma de decisiones empresariales, hay que llevar a cabo una buena implementación. Para ayudarte hemos elaborado una lista con ocho cosas que nunca debes hacer en Business Intelligence.

Los 8 errores en BI que nunca debes cometer

La transformación digital en 2018

Los errores en Business Intelligence en los que suelen incidir las empresas son frecuentemente los mismos. Veamos a continuación el “manual de malas prácticas” en la implementación de Business Intelligence.

El primer paso para evitar un problema de implementación de software BI es anticiparse a él, y para ello es necesario conocerlo previamente.

1. No definir bien los objetivos del software en la fase de planificación

Es un gran error pensar que con solo montar una solución de BI va a funcionar por sí misma, como por arte de magia.

El Business Intelligence es solo una herramienta, y funcionará en la medida en que se maneje con destreza.

Para que funcione, es necesario fijar desde el principio los objetivos que debe alcanzarse con la implementación. Estos deben estar, además, alineados con los objetivos de negocio. Solo así es posible rentabilizar la inversión en Inteligencia de Negocio.

2. Dar todo el poder sobre la herramienta de BI al departamento de IT

Relacionado con el punto anterior, para que el software esté alineado con los objetivos de negocio, la implementación debe trascender el departamento de IT.

En otras palabras, los directivos y ejecutivos más orientados a negocio deben participar activamente en la definición de los objetivos que debe cumplir el BI.

3. Elegir una tecnología de Business Intelligence que no satisface los requerimientos de la empresa

Existen multitud de proveedores de software con distintas soluciones en el mercado técnicas y funcionales, y luego están las soluciones a medida.

Sea cual sea la elección de tu empresa, el software debe adaptarse a los requerimientos de tu negocio.

Sospecha de las soluciones válidas para todo. La mejor tecnología de Inteligencia de Negocio dependerá, en la mayoría de casos, del tamaño de tu empresa, el sector en el que os movéis, el tipo de actividad, etc.

4. No realizar un buen trabajo de integración

Para que la solución de BI arroje los resultados deseados, la integración con las bases de datos de la empresa es crucial.

Las empresas que todavía dependen del Excel para todo tienen un problema en ese sentido, y necesitan una remodelación completa de sus sistemas.

Que el BI esté bien integrado con los datos del ERP, el CRM, etc., es crucial.

5. Descuidar la calidad de los datos

Una de las consecuencias de no haber realizado un buen trabajo de integración con las bases de datos de la compañía es la escasez de los datos. Aunque hay otros motivos por los que los datos pueden ser de mala calidad, irrelevantes o incompletos.

Deben existir controles que eviten cargar datos erróneos al Business Intelligence, procesos ETL (Extract, Transform, Loud), etc.

6. Priorizar el front-end y dejar el back-end en un segundo plano

Aunque la finalidad de una herramienta de BI debe ser la de presentar cuadros de mando, informes y gráficas de forma visual que faciliten el análisis de la información (front-end) no hay que descuidar la configuración de los procesos internos (back-end), que son los encargados de procesar toda la información que luego se debe mostrar.

Otorgar la misma importancia al back-end y al front-end es crucial para elegir la tecnología adecuada a la hora de implementar o desarrollar una solución de Business Intelligence.

7. No proteger suficientemente los datos de tu BI

Es cierto que desarrollar una solución con opciones de autoservicio que democraticen los datos y los extiendan a más usuarios internos suele ser beneficioso para una empresa.

La movilidad también permite realizar un uso más práctico de la tecnología, permitiendo, por ejemplo, acceder a los informes desde un smartphone o cualquier otro dispositivo desde cualquier lugar.

Pero todo esto también puede suponer un grave problema de seguridad cuando un empleado visualiza información a la que no debería tener acceso o un empleado pierde su smartphone abriendo las puertas de la compañía a cualquier extraño.

Es necesario establecer controles efectivos que garanticen el cumplimiento de la ley (compliance) y la seguridad de la compañía.

Lectura recomendada:

¿Qué es el Motor de cumplimiento y por qué lo necesitas en tu empresa?

8. Olvidar al usuario final

Formar a los empleados y perfiles profesionales que deben manejar la solución de Business Intelligence es fundamental si queremos que la utilicen.

La baja adopción es uno de los principales motivos por los que puede fracasar la implantación de BI en la empresa.

Un buen programa de formación es muy útil, pero no es suficiente. El empleado debe entender qué sentido tiene para la compañía utilizar la Inteligencia de Negocio, y por qué es importante que la utilice.

¿Estáis considerando la posibilidad de implementar un programa de Business Intelligence en tu empresa? ¿Necesitáis asesoramiento? Cuéntame tu caso y te ayudaré a resolver tus dudas.

Transformación Digital

Sobre el autor: Carlos Fernández de la Vega

Carlos Fernández de la Vega

Director de Desarrollo de Negocio de AgilePlan. Más de 15 años de experiencia en consultoría IT. Entusiasta de las tecnologías y fiel defensor de la evolución de los negocios.

Dejar un comentario

Sigue los pasos de un recorrido integral de cumplimiento
Nuevo llamado a la acción
CTA Sigue los pasos de un recorrido integral de cumplimiento

Suscribirme